BLOG KOOXDA

¡Este tío es un c*******!

Los 4 minutos del Jueves.

¿Pues vamos a por el tercero no? Por si acaso no te has leído los dos post anteriores y quieres saber de que va esto de los 4 minutos del jueves y Kooxda, te dejo los links para que los leas (cada post es independiente así que te los puedes leer antes, después, del derecho, del revés o no leerlos, ¡Tú decides!)


Link al primer post - ¿Qué hace que un equipo sea productivo? y al segundo - ¿Por qué experimentan los locos? (Spoiler, este segundo va sobre salchichas...)


Bueno al tema. Los dos primeros post empezaban con una historia sobre alguien relativamente famoso y el por qué de su éxito, hoy vamos a hacer algo parecido (parecido en estructura claro, que el éxito está por ver) pero con una historieta un poco más personal. El objetivo: resolver una duda que ha salido mucho durante las encuestas de los dos primeros posts (y eso que alguno creía que no me los leía... ejem ejem)

En los dos primeros post hablamos de dos ideas fundamentales de los equipos productivos: La mentalidad y aprender constantemente

Para resolverla, voy a contaros una historia de dos partes:


PARTE 1: Conversaciones cruciales.

Hace 6 meses cayó en mis manos un libro que creo que todo el mundo debería leer, se llama "Crucial Conversations", y trata básicamente el tema de cómo gestionar una "Conversación Crucial", que es cuando:

  1. Hay mucho en juego.

  2. Las emociones están a flor de piel.

  3. Las posiciones son contrarias.

(Ejemplos de esto hay miles, desde una discusión con un familiar, a una negociación de un contrato multimillonario, pasando por un momento complicado con tu pareja o preguntar a tu jefe por una subida de sueldo)


El problema principal es que durante estas conversaciones importantes, tendemos a sacar lo peor de nosotros, no sé a vosotros pero a mí me pasa que al acabar pienso: "Ahora se me ocurren todas las ideas buenas para esta conversación, si hubiera dicho...".


La clave es que esto le pasa a todos los seres humanos y está muy relacionado con nuestro instinto de supervivencia y con el chute de adrenalina que nos pega el cuerpo cuando se encuentra con una situación de estas (¡El que quiera saber más que se lea el libro!).

En los momentos donde hay que tener la cabeza fría es cuando normalmente más perdemos la cabeza.

Esta idea de que en esos momentos nos comportamos peor está muy ligada a cual es nuestro camino a la acción. Básicamente cada decisión que tomamos especialmente durante estas conversaciones sigue el siguiente proceso:

  1. Los hechos, es decir lo que pasa objetivamente (Mi jefe me dice que no puede subirme el sueldo)

  2. La película/historieta que nos montamos en la cabeza sobre esos hechos, y por cierto, nos la montamos en milisegundos. (Mi jefe debe ser un c***** o no me valora, porque a pesar de que he hecho resultados buenísimos no me lo está recompensando)

  3. Nuestros sentimientos frente a esa película (Cabreo, indignación, no sentirse valorado)

  4. La acción que tomamos debida a esos sentimientos. (Bajo mi productividad y además lo pago con mi familia al llegar a casa)

La clave es que la mayoría de las personas no distinguimos entre las fases 1 y 2, tendemos a confundir los hechos con las historias que nos contamos y esto puede ser muy peligroso porque en la historia hacemos asunciones sobre las intenciones de la otra parte (Y casi siempre fallamos). Pensadlo vosotros mismos, ¿Cuántas veces frente a unos mismos hechos, habéis pensado cosas distintas en función de quién os decía las cosas? ¿Estabas 100% seguro de que su intención era la que creías?

Si no distinguimos hechos de historia, la solemos cagar al interpretar "la intención" de la otra parte.

En el caso del ejemplo anterior, a lo mejor nuestro jefe no puede darnos una subida de sueldo porque de verdad el departamento no le deja, pero podemos conseguir otras cosas a cambio que consigan nuestro objetivo de que nos reconozcan un trabajo bien hecho (Más vacaciones, dinero para formación, algún otro beneficio...) El problema es que hemos supuesto que nuestro jefe es un c*****, y eso limita muchísimo nuestras opciones.


PARTE 2: La dinámica de Luis.


La primera vez que escuché (o por lo menos que de verdad me interesó) el tema de las personas, la productividad y la psicología fue en mi último año de carrera. Durante el día de las empresas vino a hacer un taller (ahora lo llamaríamos "workshop", pero ese día recuerdo claramente que era un taller), el director de RR.HH de Deloitte Luis Lopez Sánchez, y a mí por lo menos, me dejó flipado.


La dinámica en cuestión que nos hizo es muy sencilla: Se junta a un grupo de personas (6-7) con un objetivo: Organizar un viaje (en nuestro caso era el viaje de fin de curso, pero puede ser cualquier viaje). De todas las personas que participan en la dinámica, hay que coger a 2 de ellas (las llamaremos User 1 y User 2) y sacarlas del aula para explicar al resto las reglas, que son sólo dos y muy sencillas:

  1. A la hora de organizar el viaje, al User 1 le vamos a tratar como "Plasta", hay que tratarle como si nos cayera mal, es la típica persona pesada, que siempre está molestando y que en general no aporta nada nuevo.

  2. Al User 2 le vamos a tratar como "Organizador", es decir, como si fuera una persona que siempre nos resuelve los problemas y que cuando tenemos dudas o cuando no sabemos qué hacer, acudimos a ella para que nos organice y nos lidere.

Esto hay que hacerlo discretamente, pero que se note, lo mejor son comentarios como "Venga User 1 que sí que eso ya lo has dicho, no seas pesado" u "Oye User 2, ¿Tú qué opinas?¿Cómo lo harías?"

Bien pues ya está, ahora entran las dos personas y se les explica la dinámica: "Hay que organizar un viaje", pero NO se les dice qué se les ha asignado un "rol". (Os animo a que la probéis, y veáis los resultados, a mí ya os digo que me dejaron flipado).


El caso es que conforme va avanzando la dinámica, las dos personas a las que tratamos como "Plasta" y "Organizador" y que ellos no saben que les estamos tratando así, empiezan a perder sus roles naturales, sean cuales sean, y empiezan a ser de verdad un plasta y un organizador. Imaginad las implicaciones ¿Profecía auto cumplida? - ¿Pero de qué chorradas hablas Juan? (Bueno siempre podéis esperar al fin del post y leéis la conclusión jajaja)

La gente tiende a comportarse conforme al rol que se le "asigna" aunque no se dé cuenta

Una vez terminadas las dos historias, os preguntaréis: ¿Y todo esto como os sirve a vosotros? Bien, muchos habéis preguntado cómo tratar a personas complicadas o tóxicas dentro de un equipo, y la respuesta es muy sencilla: Empatiza con ellos


¿Y eso es todo? Sí. Eso es todo, hablad con ellas. Pero vamos a desarrollar un poco, aunque antes hay que hacer un pequeño apunte: Hay gente que de verdad es tóxica y tiene malas intenciones, para esos casos, esto que os voy a contar no va a funcionar, y lo mejor es alejarse de esas personas. Pero incluso en esos casos, no perdéis nada por intentarlo y os sorprenderéis, ya que estos casi siempre son la excepción a la regla.


Normalmente la gente tóxica ha entrado en una espiral de la que es difícil de salir. Os habéis montado una película sobre lo mala persona que es, y le tratáis como tóxico, haciéndole ser peor persona y así una y otra vez...

Si tenéis una persona "tóxica" en vuestro equipo empezad por aplicar la Parte 1 de esta historia. Intentad entender porqué esa persona puede estar actuando así, cuál es su historia y cuál es la historia que me estoy contando yo sobre ella. A mí lo que más me sirve es preguntarme: ¿Porqué una persona racional, inteligente y con buenas intenciones se comportaría así?


Sólo esto os va a ayudar a entender mejor lo que puede pasar por la cabeza de esa persona, y a hacer preguntas que os ayuden a entenderle. (Creo que no hace falta decir que si lo hacéis para intentar manipularle no va a servir, pero por si acaso).


En segundo lugar, empezad a tratarle como una persona "No tóxica", preguntaros, ¿Cómo trato a la gente que es top? ¿Qué estoy yo, haciendo distinto con esta persona?, esto va a hacer que la otra persona se sienta menos tóxica y menos negativa y empiece a actuar como tal, realimentando la segunda parte del gráfico.


Entonces por resumir: Guía para aprender a trabajar con un c***** (o con una persona tóxica):

  1. Intenta entenderle y empatizar: ¿Porqué haría esto alguien "normal"? (para mas info: el libro).

  2. Trátale como si NO fuera un c*****, recuerda que la gente tiende a comportarse distinto en función de cómo le trates.

  3. Repite los pasos 1 y 2.

  4. ¿Seguro que has puesto esfuerzo en todo lo anterior? ¿No quieres probar a repetir con un poco más de ganas?

  5. Si has probado a repetir y te ha demostrado (vamos que te lo ha dicho directamente) que es un c*****. Aléjate corriendo, no hay nada que hacer.

¿Fácil no? :)

¡Y con esto acabamos el tercer post de la serie! Apúntate para recibir un mail cuando salga el próximo post: Link


Ahora como os dije en el primero, para que realmente os aporte ¡necesito vuestro feedback! Así que por favor, rellenad una pequeña encuesta con 3 preguntas muy sencillas

1. ¿Recomendarías el post a tus amigos o compañeros de trabajo?

2. Que me digáis si os ha aportado algo nuevo para vuestro día a día.

3. Que propongáis temas para los próximos posts.


Os dejo el link a la encuesta para seguir mejorando el contenido de los posts: Link a la encuesta que como podéis ver ¡Sí la leo!


Y ya sabes, si te ha gustado ¡Compártelo! y síguenos en Facebook y Linkedin

Para mas información www.kooxda.es o escribe a juan@kooxda.es

CONTACTA CON NOSOTROS
SíGUENOS