BLOG KOOXDA

¿Por qué sólo experimentan los locos?

Los 4 minutos del Jueves.

Hola otra vez! Bueno pues lo prometido es deuda, aquí está el segundo post de "Los 4 minutos del jueves". Si todavía no habéis leído el primero y queréis entender mejor de que va el tema, os dejo el link aquí: "¿Qué hace que un equipo sea productivo?". En cualquier caso, cada post es independiente, con lo que te lo puedes leer después si te gusta este o si te aburres.


Ya que en el primer post hablamos de la importancia de la mentalidad del equipo, hoy nos vamos a centrar en los perritos calientes.

Sí sí, lo has leído bien, PERRITOS CALIENTES. Y te preguntarás, ¿Qué tendrán que ver los perritos calientes con los equipos o con la productividad? (sobretodo si ya conoces qué hace Kooxda o si te has leído el primer post) pero en cualquier caso, ¿Perritos Calientes?


Bien, vamos al tema, os voy a presentar a nuestro protagonista de hoy: Kobi. Antes de que le pongáis cara, voy a contaros un poco sobre su vida. Kobi nació en Nagano, Japón el 15 de marzo de 1978. Tiene en su poder 15 Récords del Mundo y 2 Récord Guiness. En su primera aparición en unos Juegos, en el año 2001 dobló al segundo clasificado, y para que os hagáis una idea, su resultado fue tan inesperado, que la organización se quedó sin carteles para marcar su puntuación y tuvieron que escribirla a mano.

En su primera aparición, Kobi destrozó todos los récords del mundo, llegando a doblar al segundo clasificado

¿Cómo puede ser entonces que, después de contaros esto, sigáis sin saber quien es el gran Takeru Kobayashi?


Bien, pues la respuesta es que seguramente no seáis muy fanáticos de la especialidad de Kobi. Dentro de sus Récords se encuentran los siguientes - 110 Perritos en 10' - 60 Perritos en 2 '35''- 13 Sándwiches de Queso en 1' - 337 Alitas de Pollo en 30' - 93 Hamburguesas en 8' - 159 Tacos en 10' - ... , para los curiosos dejo el link a todo el listado que sino ¡Podemos estar una hora!


Podéis imaginaros que Kobi es un tío al que:

  1. Le mola bastante comer

  2. Se le da muy muy bien.

Aquí os dejo una foto de Takeru Kobayashi en una de las competiciones.

¿Sorprendidos? Os voy a contar lo que me esperaba yo cuando me enteré de la historia: Un japonés de unos 150 kg, de dimensiones parecidas a las del de la izquierda de la foto. Podéis imaginaros mi sorpresa al descubrir que se trataba de un enclenque de 58 kg.

¿Cómo puede ser que un enclenque japonés sea el mejor en los concursos "All you can eat" del mundo?

Bien pues dejadme explicaros qué fue lo que pasó hasta 2001 para que nuestro prota destrozara todos los récords de comida competitiva, y qué podéis aprender vosotros de esta curiosa historia.


Unos años antes de ganar, un amigo suyo le apuntó como broma a un concurso de comida en la universidad. En ese momento se dio cuenta de que lo que realmente importaba en estos concursos no era el tamaño, sino la mentalidad. Así que decidió llevar el reto un paso mas allá, poniéndose como objetivo ganar el "Nathan's Hot Dog Eating Contest". (Como podéis ver no todos los objetivos tienen que ser tan loables como "volar y cambiar el mundo").


Mientras todo el mundo se planteaba la pregunta de cómo comer más perritos calientes, el empezó a preguntarse cómo podía comerse un perrito caliente más rápido. El cambio es sutil pero las implicaciones son enormes.


Con esto en la cabeza Kobi dedicó 180 días a estudiar el proceso de "comerse un perrito", a diseccionarlo y a probar todas las técnicas que pasaban por su cabeza (algunas bastante locas), para intentar optimizar el proceso y maximizar la velocidad y la eficiencia de comerse un perrito. Analizando todos los datos de sus experimentos y grabando todas las sesiones.

Durante 180 días Kobi se dedicó a experimentar distintas formas de comerse un perrito más rápido

Su objetivo no era solo encontrar las cosas que funcionaban, era igual de importante encontrar aquellas cosas que no funcionaban. Durante esos 180 días de experimentación descubrió muchas cosas, aunque sólo 3 de ellas fueron las que le llevaron al éxito.


1- Al poco de comenzar entendió que el perrito no era una unidad indivisible, sino que estaba compuesta por la salchicha y el pan, y que en ningún lugar se establecía que tuvieran que comerse a la vez.

2- Se dio cuenta de que el verdadero problema era comerse el pan del perrito, con lo que puso todos sus esfuerzos en mejorar esa parte del proceso, llegando a la conclusión de que el pan mojado en agua se convierte en una pasta que es muy fácil de tragar.

3- Por último optimizó el proceso de "comerse una salchicha" al máximo, al comprobar que tenía el grosor de la garganta y que entraba sin problemas hasta el estomago (recordemos que el objetivo era comerse un perrito lo más rápido posible, no disfrutarlo)


¡Pues a mi los perritos no me gustan! ¿De qué me sirve a mi toda esta historia?

Pues verás, desde mi punto de vista esta historia ilustra muy bien varias ideas que creo que son importantes. En primer lugar las empresas tienen mucho miedo a romper con lo establecido, con lo que todo el mundo hace, y la única forma de ganar pasa por hacerse preguntas de una forma diferente, por desafiar lo que todo el mundo considera norma (En ningún sitio ponía que no se pudiera separar el pan de la salchicha y aún así durante más de 30 años, nadie se los había comido separados) y para ello es necesario entender muy bien como tu empresa aporta valor a tu cliente.


En segundo lugar en las empresas casi nunca recompensan el fallo, únicamente recompensan los éxitos y es importante entender que para poder encontrar esas 3 cosas que funcionan, es necesario haber probado las otras 177 que no funcionan, además el propio Kobi reconoce que algunas de las cosas que aprendió de los 177 experimentos fallidos, le han servido para mejorar técnicas de otras competiciones (sándwiches, bolas de arroz, etc).

Por último entender la importancia de optimizar primero aquellas cosas en las que de verdad se pierde tiempo de valor, muchas veces las empresas tienen tantos procesos (o tan pocos) y tantas ineficiencias que es difícil ver que, por muy rápido que te comas una salchicha ¡El tiempo que tardas en comerte un perrito lo determina principalmente el pan!

Desafiar lo establecido, aprender a fallar y optimizar primero aquello que de verdad hay que optimizar, es lo verdaderamente importante.

¿Cuántas veces pasa que una empresa dedica muchísimos esfuerzos y dinero a optimizar una parte de un proceso, dejando de lado otras que en realidad, consumen mucho más tiempo, únicamente porque la tecnología mola, o porque es "imposible" arreglar lo otro?

Así que ya sabéis, si quieres que tu empresa sea como Kobi y le de una paliza al resto,

  • Replantea la forma de hacer las preguntas y cuestiona "lo establecido"

  • Experimenta, mide y aprende, que no te de miedo fallar

  • Céntrate en optimizar los procesos que realmente importan en tu cadena de valor

La misión de Kooxda, es ayudar a las empresas a ser más eficientes y conseguir sus objetivos, entendiendo la importancia de trabajar en la mentalidad de las personas y en los procesos que realmente importan.


¡Y con esto acabamos el segundo post de la serie! En el siguiente post hablaremos de cómo tratar con gente tóxica.


Apúntate para recibir un mail cuando salga el próximo post: Link


Ahora como os dije en el primero, para que realmente os aporte ¡necesito vuestro feedback! Así que por favor, rellenad una pequeña encuesta con 3 preguntas muy sencillas

1. ¿Recomendarías el post a tus amigos o compañeros de trabajo?

2. Que me digáis si os ha aportado algo nuevo para vuestro día a día.

3. Que propongáis temas para los próximos posts.


Os dejo el link a la encuesta para seguir mejorando el contenido de los posts: Link a la encuesta (por cierto MUCHAS GRACIAS a los que la rellenasteis, ¡Creo que muchas de las cosas que proponéis y preguntáis irán saliendo en próximos posts!)